Los jardines de Aranjuez

Escrito por Hector el 05/04/2011 09:17

 

Jardines de Aranjuez

Ya estamos en primavera, una estación llena de vida y color, un momento ideal para estar en contacto con la naturaleza y admirar el milagro de la vida en todas sus manifestaciones. Así es que te invito a abandonar por un momento el ritmo vertiginoso de la ciudad de Madrid y viajar 45 kilómetros al sur para visitar los Jardines de Aranjuez.

Muy cerca del límite con Toledo, atravesado por el río Tajo y el Jarama, se ubica Aranjuez, uno de los Reales Sitios de la Corona de España famoso por su Palacio Real y sus magníficos jardines.

Como no podía ser de otra manera si éste fue un lugar de ocio de los reyes y fuente de inspiración de muchos artistas, para nosotros resultará ese lugar donde el tiempo pareciera detenerse y las rutinas diarias desaparecen gracias al aire nuevo y puro que renueva  nuestros pulmones.

Aranjuez y el Palacio Real

Pasear por la Real Villa de  Aranjuez ya es una manera exquisita de deleitar los sentidos, pero al llegar al Palacio Real y sus jardines circundantes la experiencia se fortalece, parecen auténticas postales naturales por su inmenso abanico de especies vegetales y arbóreas, por su gran despliegue de flores mezcladas entre fuentes de piedras y mármol y coronadas con estatuas de personajes mitológicos.

Son cuatro los jardines que fueron creados junto al Palacio Real de Aranjuez y declarados en el año 2001 como Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO: el Jardín de la Isla, del Parterre, del Príncipe y de Isabel II.

Los jardines

 

Jardines de Aranjuez

Fueron construidos para ensalzar la residencia real en la meseta árida, aprovechando las aguas del Tajo y el Jarama y emplearlas en el regadío de los jardines más importantes del período de los Habsburgo en España.

  • Los Jardines de la Isla están rodeados por las aguas del Tajo y una ría artificial, decorado con muchas esculturas y fuentes.
  • El Jardín del Parterre está flanqueado por un foso y una barandilla de hierro con floreros creados por Carlos III, tiene una plazoleta con bustos de reyes de España.
  • El Jardín del Príncipe es el más grande, se extiende por 150 hectáreas con árboles, un lago artificial, faisanes, pavos reales y ardillas en total libertad.
  • El último en construirse fue el Jardín de Isabel II en 1830 el año de su nacimiento, tiene ocho floreros, bancos de piedra y una estatua de bronce de la Reina Niña.

Como complemento ideal para que la aventura resulte perfecta, hay que viajar en el Tren de la Fresa que de mayo a octubre une Madrid con Aranjuez en un trayecto de belleza extraordinaria.