Observatorio Astronómico de Madrid

Escrito por Max el 02/10/2009 08:07

Lluvia de estrellas

Observatorio Astronómico de Madrid

Observatorio Astronómico de Madrid

Después de un desayuno saludable, salimos a caminar con un guía que nos ofrecía el Hotel para hacer un pequeño citytur con explicaciones, folletos y un grupo reducido de huéspedes de todas partes del mundo, lo que hacía aún más interesante la posibilidad de recorrer Madrid. Creo que los alemanes fueron los que menos se divirtieron en el trayecto, pero al llegar al Observatorio, no podían creer semejante obra humana.

El Observatorio Astronómico de Madrid pertenece al Observatorio Nacional y fue fundado por Carlos III y comenzó sus obras en 1790, en el centro de una colina, que queda hoy a la vera del Parque del Retiro. Cuando se tuvo que pensar en su reconstrucción luego de que fuera derrumbado tras el enfrentamiento con Francia, sus creadores buscaron una colina en las afueras del Madrid, que tuviera una altura elevada por encima de las casas. Esto permitía en sus años de luces, contar con excelentes observaciones. Con el tiempo otras construcciones cercanas se fueron sumando y distintos factores impidieron que se pudieran realizar observaciones. Sin embargo, el material y las piezas astronómicas que alberga el edificio lo constituyen en un paseo obligado de Madrid.
Cuando llegamos, nos recibe un prominente edificio blanco inmaculado, con su cúpula y una arquitectura propia del siglo XVIII; columnas y formas le dan a la entrada principal su carta de presentación.
Al ingresar todo se muestra tan sobrio como imponente. El edificio central es conocido como Villanueva; allí se encuentra presente gran parte de la biblioteca del Observatorio: para quienes aman de colecciones, no podrán creer las ediciones que se erigen en los estantes, que si bien no se puede tocar sin autorización, algunos están exhibidos
Los edificios que contaban con los telescopios para observaciones han sido remodelados y constituidos en grandes salones para reuniones e investigaciones, donde además se dictan cursos abiertos y se dan gran cantidad de charlas temáticas. Es increíble estar allí y pensar por un segundo, que en esas instalaciones se alojaron grandes astrónomos que día a día veían los movimientos de miles de estrellas. Me asomo por uno de los grandes ventanales e intento imaginar cómo era que se veía por entonces todo por allí desde el gran Telescopio Meridiano que tiene una abertura de Norte a Sur en el edificio, por donde pasa el meridiano de Madrid: ya no es posible observar el paso de los astros,  pero cuentan las investigaciones que este aparato permitía fijar la hora exacta de cada movimiento
Adentro todo es silencioso, quienes trabajan en el interior pasan y saludan como dando la bienvenida, pero cada uno sigue con sus obligaciones. La guía nos reúne en torno a unos instrumentos que se encuentran exhibidos en uno de los puntos centrales del edificio, -particularmente en la rotonda central- y nos explica que se trata de un péndulo de Foucault que muestra la rotación diaria de la Tierra. Así termina nuestra recorrida por uno de los puntos más importantes de Madrid.

Posts relacionados